Las emociones fluyen en diferentes corrientes, navegando entre la alegría por volver a ver a los amigos y amigas, la pereza por retomar madrugones y la tristeza por dejar atrás unos días de disfrute y descanso junto a la familia.

¿Cómo propiciar una vuelta al colegio cálida?

Para muchos niños y niñas, la vuelta al colegio no siempre es fácil; por ello, les dejamos a continuación una serie de recomendaciones que pueden ayudarnos a la adaptación de nuestros hijos e hijas.

Para familias…

Estos son los consejos e ideas clave a tener en cuenta por padres y madres para ponérselo fácil a los pequeños.

1. Conexión

Hablar con ellos sobre cómo se sienten ante el comienzo de curso (para ello podemos emplear dibujos, juegos, canciones), calmando su malestar en caso de que exista miedo, rabia o ansiedad, sin minimizar o quitarle importancia, y ayudándoles a integrar esa emoción a través de la transmisión por parte del adulto de comprensión y seguridad.

2. Anticipación

Visitar la escuela días antes del comienzo, tratar de propiciar un encuentro previo en el parque con niños que van a pertenecer a su aula, explicar a través de muñecos o imágenes, o hacer un viaje imaginario hacia la escuela; puede ayudar a dotar de confianza a los menores en su comienzo.

3. Cooperación

Para que nuestros hijos sientan que se les tiene en cuenta, que su opinión y colaboración es importante para nosotros hacerles partícipes en los preparativos del material escolar, acompañándonos a comprar y siempre que sea posible, eligiendo en base a sus gustos. Esto fortalecerá la creación de una expectativa positiva hacia la vuelta al cole.

4. Acompañamiento con serenidad y calma

Evitar prisas y ansiedad por parte de los padres a la hora de acudir al colegio, tomando conciencia del momento presente y estando al lado de nuestros hijos, escuchando lo que nos cuentan o ayudando a poner palabras a los que están viviendo, siempre siendo conscientes que transmitimos seguridad y no “me tengo que ir”. Este momento es muy importante, para que los primeros pasos de nuestros hijos/as hacia la escuela, se den con aplomo y serenidad.

Five Educators Share Advice for New Teachers | NEA

Para el profesorado…

El profesorado también puede ayudar con muchas acciones a recibir a sus alumnos con y desde el corazón, propiciando emociones agradables y positivas sobre el reencuentro. Para ello, nuestras sugerencias son las siguientes.

1. Comunicación previa

Cualquier toma de contacto con el alumnado, días antes de empezar, que vaya cargado de emocionalidad, transmitiendo acogida y seguridad, puede ayudar a que los niños y niñas acudan a clase más confiados.

Una video llamada, email o por ejemplo, la idea que tuvo la profesora de mi hija, Bakarne Robles, con esta postal a domicilio, cargada de cariño e imágenes, pueden llenar de ilusión y de expectativas positivas a los menores.

2. Crear puentes entre el hogar y la escuela

Comenzar con una actividad que suponga una continuidad entre la casa y la escuela, como puede ser traer una foto de las vacaciones (ejemplo que podéis ver en la postal previa), o un objeto que recuerde dónde hemos estado (conchas, arena, piedras, libros, etc.), permitirá que la transición sea más fluida.

Asimismo, ofrecer a las familias la posibilidad de comunicación previa, en el caso de que consideren la necesidad de transmitir alguna información relevante, siempre ayudará a contextualizar mejor a cada alumno.

3. Vaciar la mochila de las emociones

Como docentes, también se activan estados mentales y emocionales en nosotros ante el comienzo de curso. Tomar consciencia nos ayudará a recoger mejor las emociones que traigan los alumnos, ya que como dice Jose María Toro, “la buena educación, tiene mucho de crear lazos y desatar nudos”.

Todo ello podemos conseguirlo poniendo en marcha una comunicación afectiva, y transmitiendo un estado emocional (tono de la voz, gestos, ritmo del habla), que denoten compromiso y comprensión, para envolver en un aura de seguridad al alumnado.

En definitiva, la vuelta al cole no consiste solo en conseguir que el alumnado entre en clase, también en que quiera quedarse y volver al día siguiente.

Autora: Anabel De La Cruz Sánchez, Psicóloga en Vitaliza.